jueves, 24 de marzo de 2011

El músico sin manos

Tony Melendez, el músico sin manos, un guitarrista, cantante y compositor Nicaragüense, un claro ejemplo de superación, un hombre que nació sin brazos por un problema relacionado con una mala digestión de un medicamento que tomó su madre durante el embarazo para calmar el dolor.
Nació en 1962, y a los 10 años su familia decidió trasladarlo a Los Ángeles para implantarle unos brazos artificiales pero el se negó rotundamente alegando que ''no me sentía cómodo, yo podía hacer más cosas con los pies''
Su padre le dio las primeras clases de guitarra y le regaló su propia guitarra española, uno de sus tesoros más preciados sin duda.
Al poco tiempo empezó a componer sus propias canciones y a desarrollar su habilidad con los pies y poco a poco fue ganando fama.
El 15 de Septiembre de 1987, durante la gira papal, Tony interpretó ante 6.000 jóvenes y ante Su Santidad su tema llamado ''Never be the same'', justo al terminar, el papa subió al escenario, lo besó y le dijo lo siguiente: ''Tony, eres verdaderamente un joven muy valiente. Nos estás dando esperanza a todos nosotros. Mi deseo para ti es que continúes dando esperanza a toda la gente''.
Poco después escribió un libro llamado ''No me digas que no puedes''.

Sin duda alguna, un claro ejemplo de superación, este hombre aprendió a luchar contra los pros que se le pusieron enfrente antes incluso de nacer y que pudiera evitarlo. La idea de este post me vino cuando nos visitó la Asociación Esperanza y nos deleitó con este mismo vídeo que viene a continuación.



En mi opinión, se debería laurear más a este tipo de músicos que han luchado toda su vida y nunca han perdido la esperanza y menos a otro tipo de cantantes de hoy en día (No diré nombres para no entrar en ningún tipo de polémicas) que consiguen su fama a consta de los demás.
Y para terminar hablaré un poco sobre mi conclusión de este hombre: ¡Nunca os rindáis!, ¡perseguid vuestros sueños por muy utópicos que sean!

2 comentarios:

  1. Una buena idea hablar de este hombre y del ejemplo de superación que nos ofrece, Pedro.

    ResponderEliminar